Reactivando espacios urbanos con praderas. El Solar de Matadero-Madrid

Las transformaciones urbanas no siempre necesitan de complicados planes urbanísticos o de la instalación de elementos y mobiliario. En ocasiones, las plantas pueden jugar un papel poderoso en la activación de los espacios abandonados.

El concepto 'Pictorial Meadows' se gestó hace 20 años en la Universidad de Sheffield  con el objetivo de proporcionar comunidades herbáceas de gran impacto visual y ecológico en terrenos complicados y con una inversión pequeña. Para ello, se diseñaron mezclas de especies anuales tanto locales como exóticas, que en conjunto proporcionaban floraciones armónicas y duraderas, ideales para su uso en parques, jardínes y descampados urbanos. 

Por aquel entonces, el programa ‘Cleared Sites Programme’  para la renovación de varios suburbios en la ciudad de Sheffield, supuso la demolición de construcciones antiguas y la consiguiente aparición de numerosos solares. Éstos, se convertían en un auténtico imán para vertidos y actividades conflictivas y el efecto inmediato era la pérdida tanto de la calidad de vida de los vecinos como de la confianza de los promotores para construir en la zona. Era por tanto necesario llevar a cabo acciones para revertir esta situación y atraer usos positivos a estos vacios urbanos mientras estuviesen en desuso.

En este contexto, las praderas anuales de Pictorial Meadows probaron ser una fantástica solución temporal para cambiar de forma rápida, fácil y drástica, la percepción y actitud hacia estos solares. Aunque los primeros experimentos se llevaron a cabo en terrenos  y condiciones difíciles, gozaron de gran acogida entre los vecinos y escolares, que incluso participaban en siembras periódicas. Rápidamente, los barrios mejoraron su aspecto y los comportamientos antisociales disminuyeron.

Solar con escombros tras las demoliciones del 'Cleared Sites Programmme' en Sheffield

Solar con escombros tras las demoliciones del 'Cleared Sites Programmme' en Sheffield

Escolares del barrio sembrando su propia pradera

Escolares del barrio sembrando su propia pradera

Mismo solar 6 semanas después tras la siembra de mezclas de anuales

Mismo solar 6 semanas después tras la siembra de mezclas de anuales

Veinte años después, en otra ciudad, en otro clima y a varios miles de kilómetros de distancia, pero quizá con un espíritu similar, el proyecto ‘El Solar‘ de Matadero busca la manera de revitalizar y llamar la atención sobre este descampado olvidado en pleno corazón de Madrid.

Bajo el paraguas de Intermediae, varias asociaciones trabajan por sacar a este espacio de su letargo y una de las iniciativas elegidas para ello ha sido la siembra de una parte del solar con la mezcla de anuales ‘Monet’ de Pictorial Meadows. Una vez más, las condiciones son adversas: un suelo pobre, compactado y repleto de cascotes viene acompañado de pocos recursos para intervenir el espacio. Sin embargo, la voluntad de los participantes supera con creces estas limitaciones y así, el pasado 6 de abril, se lleva a cabo la ‘Operación Siembra’ sobre una superficie inicial de 200 metros cuadrados.

laboreo siembra pradera anuales
Foto:Intermediae

Foto:Intermediae

siembra monet anuales
siembra anuales monet matadero

Unas semanas después, el tesón y una primavera generosa, dan sus frutos en forma de una pradera rebosante de color.

monet en flor amapolas anuales matadero
monet flor amapolas
Foto: Intermediae

Foto: Intermediae

A pesar del pequeño tamaño de esta pradera, el impacto es notable. Son muchos los vecinos que al ver las flores asomando entre la maleza se vuelven sobre sus pasos y se acercan para disfrutar de una belleza inesperada que les rescata de su ajetrada rutina para reconectarlos con ‘El Solar’

vecinos monet pradera pictorial meadows
drawing flowers monet pictorial meadows

Estamos felices de haber participado en esta iniciativa y de ver a nuestras semillas dar vida a un espacio olvidado. Se trata de una intervención efímera pero, sin duda, rápida y efectiva. Para una solución a más largo plazo bien podría repertirse la siembra de anuales, u optar por praderas de vivaces en formato tepe o desde semilla

Nos encantará conocer otras asociaciones o autoridades locales interesadas en nuestra ayuda y conocimientos para convertir sitios abandonados en hermosas praderas urbanas.

Foto: Malú Cayetano

Foto: Malú Cayetano

¿Qué pradera de flores necesito?

Quieres una pradera de flores pero no sabes cual será la mejor mezcla para tu proyecto.  No te preocupes, es un dilema frecuente y vamos a ayudarte a resolverlo.

Básicamente existen dos tipos de mezclas de semillas: mezclas de anuales y mezclas de vivaces.

Las praderas de anuales están compuestas por especies de germinación rápida capaces de florecer en la primavera inmediata tras la siembra proporcionando un rápido impacto visual. Se siembran a una dosis de 2-3g/m2, su establecimiento es fácil y apenas requiere mantenimiento más allá de riegos de apoyo y una siega. Funcionarán bien en la mayoría de suelos – incluidos los fertiles -, siempre que reciban suficiente sol y se siembren sobre un sustrato libre de vegetación y semillas. Estas mezclas son muy agradecidas para los principiantes y ¡permiten hacer cambios cada año!

Si se siembran en otoño, tendrán tiempo de establecerse mientras el suelo aún está templado y aprovechar las lluvias otoñales. De esta manera, al llegar la primavera las plantas florecerán pronto y completarán su ciclo antes de la llegada de la sequía y el calor estival. La siembra en primavera también es posible, pero entonces la floración comenzará unas semanas más tarde -si se compara con la siembra de otoño-, las últimas floraciones se darán entrado el verano y habrá que incrementar los riegos en estos meses de sequía. Estas praderas de anuales pueden auto-semillarse, pero probablemente lo harán de forma irregular y parcheada, por lo que para lograr resultados óptimos hay que re-sembrar periódicamente.

mezcla anuales Monet_RJB

Las praderas de vivaces son un concepto a más largo plazo. Exigen algo más de experiencia, inversión y dedicación durante los primeros años de implantación, especialmente en lo referente al control manual de "malas hierbas" - que pueden eliminar rápidamente a las especies de flor -. Lo ideal es sembrarlas en un suelo no demasiado fértil, usando una cama de siembra de 7–8 cm de compost o arena lavada, libres de vegetación y semillas. La dosis de siembra es de 2g/m2.

Las vivaces tardan más en desarrollarse y alcanzan su óptimo de floración a partir del tercer año, pero una vez establecidas, proporcionan floraciones prolongadas de hasta cinco meses y pueden durar años con un mantenimiento moderado consistente en riegos de apoyo y dos siegas anuales.

Para que la espera no sea tan dura, las mezclas Pictorial Meadows llevan un pequeño porcentaje de anuales que lucirán su color durante el primer año. La siembra ideal sería también en otoño, para darles tiempo a germinar, aunque se pueden hacer siembras más tardías siempre y cuando el suelo tenga buen tempero.

Para los proyectos más exigentes, las praderas pre-establecidas en tepe son de muy fácil implantación y acortan los tiempos de espera hasta las primeras floraciones.  Su instalación es similar a la de un tepe de césped convencional, pero sólo necesitará una o dos siegas al año. Las plantas conservan intacto su sistema radicular en el proceso, por lo que la pradera será capaz de arraigar con rapidez y a menudo florecerá en tan solo unas semanas tras su colocación.

mezcla vivaces dorado

Por tanto, si lo que necesitas son resultados provisionales, rápidos, de gran impacto visual y con poca inversión, las mezclas de anuales pueden ser una buena idea.

Si quieres una pradera más duradera, y cuentas con más tiempo y recursos, entonces las mezclas de semillas de vivaces son la alternativa.

Pero si lo que buscas es combinar rapidez y durabilidad, entonces el tepe de vivaces es la mejor opción.